Saragrahi vaisnava - Poema de Srila Bhaktivinoda Thakura


Saragrahi vaisnava
(Poema de Srila Bhaktivinoda Thakura)

Ay de aquellos que pasa sus días en goce y júbilo festivo.
Las deslumbrantes y mortales formas líquidas,
se apoderan de sus corazones para siempre.

Las rutilantes botellas hechizan su vista
atrayendo el abrazo de sus corazones.
Esos esclavos del vino, jamás se levantan
de lo que nosotros llamamos deshonra.

¿Acaso es destino del hombre ser bestia
tanto en la acción como en el sentimiento?
¿Debe el hombre, señor de todo lo que le rodea,
apartarse del sentido común?

En el sentido común que nos dicta la gracia
yace la gloria del hombre,
pues el hombre ha sido hecho para vivir y amar
abrazando el hermoso cielo.

La carne no es de nuestra propiedad,
este cuerpo es una cadena mortal.
El alma, por sus errores pasados confinada
debe tratar de elevarse de nuevo.

¿Por qué entonces este juego infantil
luchando por aquello que alcanzar no podemos
para que apenas pasados cien años
se pierda cual rosa deshojada?

Nuestra vida sólo es prometedora apariencia sin valor alguno.
Sólo el alma perdura para siempre
henchida por el bien o por el mal.

¡Cuán profundo el pensamiento del futuro!
¡Cuán grave luce su aspecto!
El temor reverente nos embarga
al leer los libros de la Naturaleza.

Para el hombre la vida es un problema oscuro,
con cortinas a ambos lados.
Pues ningún alma ha vuelto para decirnos
qué existe más allá de nuestro mundo.

Entonces desde nuestro interior
se escucha una voz suave y profunda
¡Hombre! ¡Hombre! ¡Alma inmortal eres!
la muerte no puede disolverte.

Para ti, tu Señor guarda en lo alto
un emporio de bienaventuranza.
Hasta el fin de los tiempos serás aquel
que sólo anhela el amor más puro.

¡Oh amor! Tu poder y encanto propicios
ahora transforman para Dios mi alma.
¿Cómo puedo describir con palabras terrenales
tan suave y amplio sentimiento?

¿Disfrute, dolor? Qué son sino legados
de los que sólo la carne es heredera.
Únicamente el alma dormida sueña
como si en ellos participara.

Entonces amigos míos, no más disfrute
ni llanto por los que yacen debajo.
Las mujeres, el vino y la carne de las bestias
no te concederán el amor.

Lo tuyo es amar a tu hermano
y entregarte a Dios.
Él conoce muy bien de tus empeños
esta verdad es amplia y evidente.

Olvida el pasado que duerme
y no sueñes jamás con el futuro.
Actúa siempre en el presente
y el progreso será tuyo.

Pero no me digas con razonamiento frío
que el alma sólo es creada
por las mecánicas leyes inertes de la tierra
y que a destrucción está sujeta.

Sólo mi Dios que nos da la vida y todo
el alma puede destruir,
o puede otorgarle el gozo de lo alto
para cumplir Su promesa.

Por tanto ¡oh alma! continúa tu marcha
en contra del mal que se yergue,
junto a los soldados del odio y la lujuria
y en héroe te habrás de convertir.

En el mundo del espíritu
mantén tu posición tan firme como puedas,
que la materia jamás te degrade
¡Oh héroe, persevera!

¡Oh alma vaisnava saragrahi!
como hermoso ángel que eres,
condúceme, condúceme a Vrindavana
y el poder del espíritu proclama.

De la materia liberada yace mi alma
entre los brazos de mi Amado.
La paz eterna y el amor del espíritu
son los talismanes de mi canto.

Srila Bhaktivinoda Thakura, una persona santa y maestro espiritual que vivió en el siglo XIX en la India. Dedicó su vida a restablecer el culto por la devoción a Dios, desenmascarando a falsos maestros y así llamados dioses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario