Capítulo Once: Considerar que el nombre es equivalente a las actividades piadosas materialistas





Todas las glorias a Gauracandra y al avatāra del Santo Nombre.
Todas las glorias al Santo Nombre, la Verdad Suprema.

Haridāsa dijo: “Oh Señor, ten presente que el Santo Nombre no debe ser igualado con las actividades piadosas mencionadas en los Vedas. Uno debe conocer la identidad del Nombre. Kṛṣṇa es el sol espiritual, perfecto, consciente e inconcebiblemente maravilloso. Así, todas las diversas formas del Señor pueden ser similarmente plenamente espirituales, así como Su Nombre, Dhāma y Līlā. Diferentemente de los objetos y nombres materiales, los principales Nombres del Señor no son diferentes del Señor. Cuando el devoto canta el Nombre, ese nombre está llegando directamente desde el nivel espiritual, de Goloka al alma, del alma al cuerpo, en donde baila en la lengua de los devotos, en su mente, etc. Si uno toma el Nombre con esta concepción, entonces tiene el Nombre real del Señor, con todo su poder. Pero tomar el Nombre como un objeto material conduce al dolor.

Por supuesto, en la Escritura hay varios métodos mencionados, según nuestra cualidad, para llegar al Señor. Los hombres que sólo pueden pensar en términos materialistas de tiempo limitado y objetos tangibles, por miedo emprenden la actividad religiosa. Realmente El Señor es el único alivio del temor, porque tomando Sus pies de loto uno puede cruzar el océano material. Para llegar a aceptar los pies del Señor, El Señor creó diferentes métodos: Para alguien que está en la concepción materialista, el método es material. Todas las actividades, tales como sacrificios de fuego, baños, caridad, yoga, deberes de varṇāśrama, votos de visitar lugares santos, adoración de los antepasados, meditaciones, cultivo del conocimiento, adoración de los semidioses, austeridades, prāyaścitta, hacen uso de los elementos materiales para objetivos materiales limitados. Pero estas actividades piadosas materialistas también son un medio por el cual uno puede eventualmente llegar al bhakti, y al recibir el bhakti uno rechazará los medios materiales temporales y se dedicará solamente al bhakti. Esto atraerá la plena dicha de prema, la meta de la vida.

Aquí podemos ver la diferencia entre el bhakti y las actividades piadosas. Los objetos materiales y el tiempo no tienen dicha real. Toda la actividad y recompensa de la actividad piadosa es material y el progreso hacia la meta del prema espiritual es lenta. Hay una gran separación entre los medios y el fin.

Por lo tanto, siendo misericordioso, el Señor dio el Santo Nombre por el cual las jīvas inteligentes pueden alcanzar la perfección. Como el Santo Nombre es también un medio o un método, algunos consideran que es una parte del método de la actividad piadosa, con ninguna otra potencia. De la misma manera, los materialistas piensan que Viṣṇu, como Brahmā y Śiva son considerados como un semidios material. Aunque el Nombre es trascendental, sin matiz material, la jīva cubierta por el materialismo le da al Nombre una posición material, como una actividad piadosa. Esto es ofensivo al Nombre y un obstáculo para el bhakti.

En verdad, el Nombre es el fin, la meta llena de dicha espiritual, la perfección; y, simultáneamente, el Nombre apareció en el mundo material como el medio para que la jīva llegue a ese fin. Así, el Nombre es el medio de purificación, y el fin, prema. Según nuestra cualidad, el Nombre puede estar actuando como un medio o como un fin.

En el mundo, podemos encontrar dos medios: los medios secundarios o indirectos de purificación, las actividades piadosas, y el medio principal, el Santo Nombre. Uno no debe confundir los dos e igualarlos. Cantando el Nombre la dicha trascendental llegará y hará bailar el corazón. Ese es realmente el carácter esencial del Nombre; está pleno de nectáreos pasatiempos. Esa felicidad lograda por jñāna y yoga puede parecer grande en comparación con la sombra de la felicidad recibida en el mundo material, pero en comparación a la dicha del Santo Nombre, esa felicidad es escasa.

En el estado de sādhana, estado purificador, el Nombre es el medio; pero en el estado puro el Nombre es el fin, la Suprema bienaventuranza. Así, no puede ser comparado con las actividades piadosas materiales. Aún en el estado de sādhana, el Nombre permanece puro; los anarthas del sādhaka solamente lo hacen parecer impuro. Pero mediante la asociación con los vaiṣṇavas, la mentalidad material y los anarthas se irán, y el Nombre puro se mostrará. Uno debe rechazar las actividades piadosas, pero nunca rechazar el Nombre. En un estado se halla cubierto; en otro estado es puro.

Por la misericordia del guru, el Nombre es revelado. Si falta este conocimiento en el estado de sādhana, entonces uno se vuelve ofensor. Pero si uno tiene fe en que el Nombre es Supremo, sin igual, entonces el Nombre Puro será revelado rápidamente junto con la dicha completa y el néctar.

Si uno cometiera esta ofensa y deseara alivio, uno debe buscar la buena asociación y purificar su inteligencia. Si un paria se entrega al Nombre Puro, para nuestra propia purificación debemos rociar el polvo de sus pies sobre nuestro cuerpo, comer los remanentes de su comida y beber el agua de sus pies. De esa manera, uno puede obtener similarmente el Nombre Puro. Un ejemplo de esto es Haridas.

Haridāsa dijo: “Estoy materialmente mentalizado, y sólo canto, pero nunca obtengo la piedra de toque del Nombre. Sé misericordioso, oh Señor y baila en mi lengua en la forma del Nombre. Manténme en el reino material o en el cielo espiritual, pero, en donde quiera que me coloques, dame el néctar del Nombre. Tú has aparecido en el mundo para dar el Santo Nombre a la gente del mundo. Por favor, acéptame como una de esas personas. En verdad, soy ruin, pero Tú eres el liberador de los caídos. Esta es nuestra relación: Los caídos y el liberador. Esta es nuestra inquebrantable relación. Bajo el amparo de esta fuerza estoy implorando el néctar del Nombre.

En el kali-yuga, ni siquiera es posible ejecutar la senda de las actividades piadosas. Por lo tanto, el Nombre apareció aquí como el único proceso para la era”.

Quienquiera que sirva con devoción como el sirviente de Haridāsa, y se considere así mismo sin cualidades, está calificado para cantar la piedra de toque del Santo Nombre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario